Saltar al contenido

El Mejor Mirador de Verona

El mejor mirador de Verona accesible de forma fácil es el Mirador del Castillo de San Pietro, desde el cual la vista es espectacular. Lo mejor de todo es que está muy cerca del centro y del resto de atracciones turísticas de la ciudad

Como llegar

Tienes varias opciones para llegar al mirador:

1- Andando: Para nosotros la opción más recomendable, ya que no hay demasiada distancia, según cruces el puente de piedra en dirección al castillo deberás seguir todo recto por una calle estrecha peatonal entre dos edificios y las escaleras de llevarán directamente allí, así que no tiene pérdida, pero seguramente acabes fatigado/a (es lo que tiene la dura vida del turista).

En 10 minutos andando a paso normal sin ninguna prisa puedes llegar, si eres deportista en 5 estás arriba. Además a mitad de la subida hay otro mirador anterior en el que te puedes parar a descansar y de paso hacer una foto.

2- Puedes ir en funicular, que está según cruzas el puente, en vez de seguir recto debes tomar la calle con la que sigues hacia delante a la izquierda. y lo verás en cuanto pases unos cuantos establecimientos de comida.

  • El funicular abre todos los días de 10:00 a 17:00, pero te recomendamos ir como muy tarde a las 16:40, ya que si vas más tarde puede que te quedes sin viaje.
  • Cuesta 1€ subida y 1 € bajada.

3- Puedes ir en coche y aparcar en la parte de arriba, suele haber aparcamiento pero nunca se sabe. Si vas en coche al mirador  del castillo, hay unos cuantos miradores preciosos por la zona, como el mirador del Santuario della Madonna di Lourdes.

Mirador del Santuario della Madonna di Lourdes

Antiguamente era una fortaleza austriaca que a posteriori fue ocupada por los nazis, hoy es simplemente una iglesia con un monasterio al lado en la cual se sigue celebrando la eucaristía. La arquitectura no es demasiado destacable, pero el lugar es bonito y apacible, lo mejor es la preciosa vista de Verona.

También se puede ir a pie, pero está bastante alejado.

Vayas al mirador que vayas, recomendamos particularmente las vistas al anochecer, cuando todavía queda algo de luz, pero se mezcla con el alumbrado de la ciudad, las horas de la puesta de sol son muy variables en Verona durante el año, por lo que dependerá de la época en que te encuentres. El momento perfecto para disfrutar de la mágica vista de la ciudad del amor.

¡Disfruta de la vista!